TOXOPLASMOSIS, SU EMBARAZO Y SU GATO

… la familia junta para toda la vida.

 

¡No crea todos los mitos y la información errónea! Estar embarazada no quiere decir que usted tiene que dejar de cuidar a su gato. Aprenda los hechos acerca del embarazo, las cajas de arena de los gatos y la toxoplasmosis – y los pasos simples que usted puede tomar para reducir el riesgo.

Y con el bebé somos tres

Felicitaciones, ¡está esperando un bebé! Es probable que haya oído acerca de la toxoplasmosis, porque puede ocasionar defectos congénitos graves. Una mujer que adquiere toxoplasmosis durante el embarazo puede transmitir la infección a su bebé no nacido aún. Es esta infección en el útero la que ocasiona temor entre los dueños de gatos, ya que la infección de toxoplasmosis congénita puede llevar a abortos y una gama de deformaciones congénitas. Muchas mujeres embarazadas tratarán de reducir su riesgo de adquirir toxoplasmosis abandonando a sus gatos.

Sin embargo, la toxoplasmosis es una enfermedad poco común en países como el nuestro y es una que se puede evitar fácilmente. Los gatos adquieren toxoplasmosis cuando comen comida cruda contaminada, pájaros, ratones o tierra. Aunque los gatos son la única especie de animal que descarta la etapa contagiosa en sus heces, otros animales pueden transmitir la toxoplasmosis si se come su carne infectada sin cocinarla debidamente.

Afortunadamente, ser dueña de un gato no aumenta necesariamente el riesgo de adquirir toxoplasmosis. Entender el ciclo de vida de Toxoplasma gondii (T. gondii) y el papel que desempeñan los gatos en la transmisión de la enfermedad puede calmar los temores de transmitir toxoplasmosis congénita. Los gatos deben continuar siendo una fuente de alegría y compañía para sus dueñas durante el embarazo y después del nacimiento de un niño.

Ciclo de vida

T. gondii es un organismo protozoario que puede infectar a todos los mamíferos, los cuales actúan como anfitrión intermedio. El gato es el único animal que puede apoyar la reproducción, tanto sexual como asexual de T. gondii, y, por lo tanto, desempeña un papel clave en el ciclo de vida del organismo.

T. gondii existe principalmente de tres formas. Se desarrollan ooquistes como resultado de la reproducción sexual, la cual ocurre en el intestino pequeño de un gato que ha consumido quistes de tejidos que contienen T. gondii. Estos ooquistes contagiosos se producen durante aproximadamente dos semanas después de que un gato adquiere la infección por primera vez, lo que normalmente ocurre en un gatito que caza al aire libre. Una vez que un gato ha sido infectado con toxoplasmosis, adquiere inmunidad y pocas veces se puede volver a infectar. Por lo tanto, es únicamente durante su primera exposición a la toxoplasmosis cuando el gato excreta quistes potencialmente contagiosos. Además, los ooquistes no son inmediatamente infecciosos y requieren un período de incubación de uno a cinco días para que se vuelvan infecciosos.


 

Los seres humanos adquieren la toxoplasmosis por uno de tres mecanismos. Más comúnmente, se consume carne no cocinada debidamente que contiene toxoplasmosis dentro de quistes de tejidos. La ingestión directa de ooquistes infecciosos es un método menos común de adquisición y no es probable que ocurra por contacto directo con el gato. La transmisión transplacental puede ocurrir cuando una madre adquiere una infección primaria cuando está embarazada.

¿Por que es improbable que los gatos transmitan directamente la toxoplasmosis?

Es improbable que los gatos transmitan directamente la toxoplasmosis a sus dueñas por varios motivos. En primer lugar, únicamente los gatos que ingieren quistes de tejidos adquieren la infección. Para la población felina, esto incluye gatos al aire libre que cazan y comen ratones y otros roedores sin cocinar, al igual que gatos a quienes sus dueños les dan carne cruda como golosinas. Además, es únicamente después de que un gato queda expuesto por primera vez a T. gondii cuando excreta ooquistes, y lo hace sólo durante dos semanas. Un gato cazador al aire libre a menudo queda expuesto como gatito y es menos probable que transmita la infección al envejecer. Por lo tanto, basado únicamente en las probabilidades, el riesgo de contacto directo con un gato que excreta ooquistes es poco común.

En segundo lugar, los ooquistes no son inmediatamente infecciosos y requieren de uno a cinco días para que puedan infectar. Por lo tanto, si se cambia la arena todos los días, es improbable que ocurra una exposición a los ooquistes infecciosos.

Por último, ya que los ooquistes se transmiten por ingestión, una dueña debe tener contacto con heces contaminadas en la caja de arena y luego, sin lavarse las manos debidamente, tocar la boca.

¿Cómo debe la dueña de un gato reducir el riesgo de la toxoplasmosis?

Basado en un entendimiento del ciclo de vida de T. gondii y el papel que desempeñan los gatos en la transmisión de enfermedades, las siguientes son recomendaciones generales que las dueñas de gatos pueden seguir:

* Ponerse guantes al trabajar en la tierra. Si no se ponen guantes, es necesario lavarse bien las manos después de tener contacto con la tierra.

* Lavar todos los vegetales crudos por completo.

* Los gatos que viven dentro de la casa y que, únicamente comen comida previamente empaquetada no adquieren toxoplasmosis, y, por lo tanto, la caja de arena no es fuente de infección.

* Los gatos al aire libre o los gatos que viven dentro de la casa y que comen carne sin cocinar pueden adquirir toxoplasmosis. En esta situación, las mujeres embarazadas deben evitar cambiar la arena o hacerlo únicamente con guantes de goma.


 

* Cambiar la arena todos los días.

* NO debe deshacerse de su gato.

¿Cómo se diagnostica la toxoplasmosis congénita?

La toxoplasmosis congénita es poco común y ocurre en aproximadamente 3000 recién nacidos cada año en los Estados Unidos. Incluso con la infección primaria, no todas las madres transmitirán la infección en el útero. La capacidad de infectar aumenta durante el transcurso del embarazo, con índices de transmisión de 15%, 30% y 60% en el primer, segundo y tercer trimestres, respectivamente. Sin embargo, el riesgo de malformaciones congénitas severas es más alto al principio del embarazo.

La toxoplasmosis en la madre se puede tratar eficazmente con antibióticos, y se pueden dar antibióticos adicionales para tratar al feto en caso de que se documente la infección congénita.

Conclusión

Ser dueño de un gato tiene muchos beneficios en lo que se refiere a la compañía y el cariño que no se pueden medir. Aunque los gatos desempeñan un papel integral en el ciclo de vida de T. gondii, es improbable que transmitan la infección directamente a sus dueñas y pueden seguir siendo, sin riesgo, un ser querido de la familia cuando usted esté esperando a un nuevo bebé.

©2000 Dumb Friends League y ©2003 La HSUS.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TOXOPLASMOSIS, SU EMBARAZO Y SU GATO

  1. DAVID dijo:

    mi nombre es david i estoi esperando un hijo con mi novia,quiero decir que este comentario acerca de los gatos i la enfermedad esa que se puede trasmitir en el embarazo segun los mitos esos que ai por ai|este comentario i explicacion mui razonada tendria que estar en primera linea puesto que asin se dari una informacion ala gente correcta no mitos i ostias ya que casi me tengo que sacar ami gatita de encima auqne me iria yo con ella antes de abandonarla eso si lo tengo mui claro,gracias a esta pagina a ese personaje que esta ai detras que se a molestado en acer una explicacion correcta i veridica sobre esa enfermedad i los gatos,un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s